Nuevas recetas

Mini pavlove con frutos rojos

Mini pavlove con frutos rojos



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Receta de mini pavlove con frutos rojos de de 28-12-2017 [Actualizado el 31-10-2018]

Los mini pavloves con frutos rojos son una delicia realmente irresistible. Hermosos a la vista, pero también buenos al gusto, los mini pavloves con frutos rojos se pueden servir a sus invitados al final de una cena elegante o incluso para la cena de Nochevieja, dado su auspicioso color rojo. La receta, de origen neozelandés y australiano, parece haber nacido en honor a la bailarina Anna Pavlova. Me encantan tanto que después de mi versión más clásica y la versión de chocolate, no pude evitar ofrecerte este también con relleno de crema de mascarpone y decoraciones hechas con chocolate derretido y frutos rojos.
Una palangana para los que pasan por aquí y, si buscas otras recetas de fin de año, echa un vistazo al especial dedicado, seguro que encontrarás algunas ideas más para tu cena;)

Método

Cómo hacer mini pavloves de frutos rojos

Batir las claras a temperatura ambiente.
Cuando estén bien batidos añadir el azúcar, una cucharada por voolta, el zumo de limón, la maicena y el crémor tártaro.
Sigue batiendo hasta que el merengue se vuelva suave y firme.

Transfiera todo a la manga pastelera y dé dos vueltas sobre papel pergamino colocado dentro de una bandeja de goteo para crear un merengue vacío en el centro.

Luego hornee a 110 ° C durante 1 hora y 15 minutos en un horno ventilado.
Luego sacar del horno y dejar enfriar los merengues.
Después de batir la nata con mascarpone y azúcar, úsala para rellenar los merengues.

Adorne con chocolate derretido y fruta y sirva sus mini pavloves de frutos rojos.


MINI PAVLOVE CON FRUTAS

los mini pavlove con frutas son postres exquisitos y espectaculares. La receta tradicional es la del bizcocho de pavlova y viene de Nueva Zelanda, pero las versiones mini también son muy bonitas. Así que hoy decidí intentar hacer pequeños pavloves de frutas. Estos postres tienen mucho en común con nuestros merengues, pero están rellenos de nata y fruta fresca. Por supuesto, podremos preparar mil variaciones diferentes eligiendo nuestra fruta favorita. Con las dosis indicadas en esta receta obtendremos nueve mini pavloves. ¡Impresiona a tus invitados con estos increíbles dulces!

¡También te pueden interesar las recetas de spumini de avellana y merengues de colores!


Pavlove con frutos rojos

¡Que felicidad! Ayer, después de unos veinte años, conocí a mis primeros compañeros. Amigos, compañeros de viaje y maravillosas aventuras. Cinco mujeres ahora, sentadas alrededor de la misma mesa, para una cena alegre e informal.

Cuántas cosas han sucedido ... Cuántas historias & # 8230 Cuántos años. Amores terminados, éxitos inesperados, hijos adultos, hermosos, algunos ya graduados para mostrar con orgullo. Y nosotras, ahora mujeres maduras con las mismas ganas de sonreír y cotillear que en el pasado. Milena, Barbara, Ornella, Elena, eres maravillosa y en tus ojos, un poco más consciente, encontré a las mismas chicas que dejé atrás. Solo tenemos que celebrar con el dulce mini Pavlove, que también puedes preparar la versión & # 8220torta & # 8221 siguiendo esta receta.


Fase 2

Cuando llegue el momento de decorar el pavlova montane con la crema, ponerlo en el saco a poche y llenar el nido para luego decorar con bayas. Es bueno y maravillosamente hermoso. Si no se acaba, ponlo en el frigorífico posiblemente tapado en forma de campana porque la crema absorbe todos los olores, pero seguro que se acabará.

Recuerda que la temperatura del horno debe ser baja, el merengue debe secarse y por eso tarda muchas horas, mejor más que menos.

La receta de la pavlova es una, puedes poner vinagre en lugar de limón, puedes cambiar la fruta, o colorear el merengue con tintes pero las claras de huevo siempre deben estar batidas con azúcar, así que no hay pavloves originales, son todas iguales, Los pesos y colores cambian, puedes agregar el cacaco y hacerlo negro y decorarlo con frutas y flores claras.


Cómo preparar: Mini pavlove con aroma de granada, frambuesa y naranja

Batir las claras a velocidad media, cuando estén espumosas añadir el azúcar, una cucharada a la vez. Continuar batiendo, aumentando gradualmente la velocidad, hasta obtener un merengue sedoso y firme. Finalmente, agrega el jugo de naranja y la maicena tamizada, sin dejar de batir todo brevemente.

Forre una o más bandejas con papel pergamino y forme 6 pequeños pavloves con el merengue, modelándolos con una espátula. Crea un pequeño hueco en la parte superior de cada uno.

Hornee en horno estático precalentado a 120 ° C durante 1 hora y media. Deje secar durante una hora en el horno, que no está abierto, entreabierto. Justo antes de servir, cubrir el merengue con abundante nata montada.

Decore los mini pavloves con frambuesas frescas y semillas de granada y sirva.


Mini Pavlove Cream y Frutos Rojos

Este postre proviene de Nueva Zelanda, donde fue creado en honor a la bailarina Anna Pavlova a principios del siglo XX, por el chef del hotel, donde se hospedaba la famosa bailarina rusa que estaba de gira alrededor del mundo. Compuesto por una base de merengue suave por dentro y crujiente por fuera, relleno de nata y fruta, Pavlova es el postre para ocasiones especiales, tanto en Australia como en Nueva Zelanda, consumido mayoritariamente en verano, pero disponible en cualquier época del año.

Desde que Csaba, la reina indiscutible de las pavlovas, entró en mi vida, yo también he sido literalmente hechizada. Vi la primera pavlova auténtica hecha por ella en la televisión en Italia, donde impartía clases de cocina en el programa Il Mondo di Csaba, del que no me perdí ni un solo episodio. Nadie lo sabía y muchas cocinas lo han adoptado con entusiasmo. Csaba es un maestro del bon ton y el arte de recibir, escritor gastronómico y chef con mil actividades, director editorial de la editorial Luxury Books, fundador de la revista Good Living, reconocido rostro de la televisión y animador de clases de cocina, para en la que tuve el honor de participar dos veces.
Ha publicado 14 libros (de los que soy propietario y autografiado con dedicatoria con motivo de sus cursos) y ganó el International Gourmand Award en cinco ocasiones. Periodista y presentadora de televisión.
Es experta en recibir con estilo y savoir vivre contemporáneo.

Una vez que hayas aprendido a hacer la cáscara puedes hacer diferentes versiones, blanca o chocolate. Un postre apto para cualquier ocasión, mucho más fácil de hacer de lo que piensas. ¡Todo lo que necesita es la receta correcta y Csaba's ahora está bien establecido! Un postre muy chic, firmado por un escritor gastronómico igualmente chic.


Mini-Pavlova con frutos rojos

Para ser honesto, he decidido preparar pavlova principalmente por su apariencia exterior. Siempre me ha parecido bonito, uno de esos dulces con un look increíblemente chic, muy elegante para llevar a la mesa que ya a primera vista dejan una gran impresión en quienes los preparan. En el sabor, bueno, pensé que iría a lo seguro, en lo clásico, en lo ya conocido: merengue, crema, fruta & # 8211 todos gustos bastante predecibles y quizás incluso un poco demasiado empalagosos para alguien como yo a quien no le gusta. dulces & # 8216 demasiado dulces & # 8217.
Y en cambio.
Acababa de capturar estos pequeños nidos de merengue, cuando me senté a la mesa del desayuno para probar el fruto de mi trabajo y un mundo se abrió ante mí al primer bocado.
Pavlova es realmente buena. No puedo explicártelo de otra manera. Es cierto, los gustos son simples, pero la combinación de texturas y sabores es nada menos que celestial. El merengue permanece crujiente por fuera y suave por dentro y su dulzura crea un perfecto contrapunto a la acidez de la fruta. La crema & # 8211 que, por otro lado, debe endulzarse muy poco & # 8211 actúa como un pegamento entre los otros dos elementos y el resultado final es un postre verdaderamente exquisito y refinado como pocos.

Al fin y al cabo, la pavlova toma su nombre de una mujer de gran elegancia, la bailarina rusa Anna Pavlova, quien inspiró la creación de este postre en los años veinte del siglo pasado, durante una gira que tocó Australia y Nueva Zelanda, cuando una pastelera se inspiró en ella para crear un postre etéreo, elegante y cándido, ligero como una nube.
Elegí la versión de una sola porción porque es más fácil de manejar: cortar una gran pavlova en rodajas significa arruinarla y hacer porciones se vuelve bastante complicado. Entonces, en cambio, cada uno tendrá su propia canastilla, con la doble ventaja de que también puede personalizarla eligiendo la fruta favorita de cada invitado & # 8211 No puedo esperar para probarla también con piña, kiwi, melocotón y todo el verano. fruta que está a punto de obtener. Además, te aseguro que estas mini-pavlolva también son extremadamente fáciles de preparar, por lo que no tienes absolutamente ninguna excusa: ¡elige tu fruta favorita y ponte manos a la obra!


Mini pavlove

Con un procesador de alimentos o batidora eléctrica, bata las claras de huevo y la sal durante 5 minutos hasta que quede esponjoso y firme.

Agrega el azúcar poco a poco a velocidad media. A continuación, batir a velocidad máxima durante al menos 8 minutos hasta obtener una nieve blanca y brillante muy compacta.

Incorporar el almidón tamizado con una espátula y llenar una manga pastelera con pico en forma de estrella (10 mm) con la mezcla.

Forrar dos bandejas de horno con papel vegetal y hacer cestas de unos 7 cm de diámetro.

Haz los bordes más altos, asegurándote de dejar una cavidad en el medio.

Hornee en un horno de convección precalentado a 100 ° C durante 120 minutos. Luego déjelo secar durante 3 horas con la puerta ligeramente abierta.

Montar la nata con el azúcar glass, el azúcar de vainilla y la vainilla hasta obtener una nata blanda.

Coloque una cucharadita de mermelada en cada pavlova y rellénela con crema batida.


Mini Pavlovas con glaseado de queso crema de moras

70 g de moras
20 g de azúcar granulada
1/2 cucharada de maicena
la piel rallada de 1/2 limón
110 g de Filadelfia ablandada
55 g de mantequilla a temperatura ambiente
100 g de azúcar glass
1 pizca de sal

Para la decoración:
bayas al gusto
unas hojas de menta

Método: receta de pavlove tomada de la talentosa Angela-Dolci en Boutique
Solo bajamos la temperatura de nuestro horno en 10 °
1. Traiga el horno a 100 ° C. Agrega los 2 azúcares y divídelos en 2 tazones por la mitad.
2. En un bol limpio y seco, ponemos las claras, unas gotas de limón y con la batidora eléctrica (o batidora planetaria) empieza a batir las claras, añadiendo poco a poco la mitad del azúcar mezclado.
3. Remover hasta obtener picos firmes (aprox. 5 minutos) y agregar la otra mitad del azúcar con la maicena tamizada. Mezclar suavemente con una espátula para no desmontar el merengue. La apariencia del merengue será brillante y compacta.
4. Extiende el papel pergamino en 2 bandejas de horno y ahora puedes elegir si hacer los nidos de merengue con el sac à poche (boquilla lisa de 2 cm), o como hicimos nosotros (sin la boquilla adecuada), con una cuchara, luego presionando ligeramente en el centro con el dorso de la cuchara.
5. Hornear por 1 hora y 15 minutos, en los estantes inferiores del horno, cubrimos la sartén del nivel superior con papel de aluminio a la mitad de la cocción para evitar que se oscurezca.
La textura perfecta es crujiente por fuera y suave por dentro.


Para la crema de moras:
1. En un cazo ponemos las moras lavadas, la maicena, el azúcar granulada, la cáscara de limón rallada y cocinamos a fuego medio hasta que se forme la crema. Retirar del fuego y dejar enfriar.
2. Mientras tanto, trabaje el Philadelphia con la mantequilla ablandada y el azúcar glas en un bol. Cuando la salsa de moras se haya enfriado, agregue los 2 compuestos y mezcle con una espátula.

¡Ahora decora tus pavlovinas llenando los nidos con la crema de moras, frutos del bosque y hojas de menta!

¡Disparos robados del backstage y piruletas impresas # 8230, frascos con bigotes y frutos rojos a voluntad!

¡Y con esta oda al morado os dejamos para un chapuzón donde el agua sabe a moras! ^ ^


Mini pavlove con crema batida y frambuesas

Hornea los merengues en horno caliente a 110 ° C durante 2 horas, apaga y deja enfriar en el horno al menos 6 horas.
Cuando los merengues estén muy fríos y secos (y solo cuando necesite servirlos & # 8211 de lo contrario, si los rellena y los guarda en el frigorífico, se derriten). Rellénelos con crema batida (yo usé la ya preparada & # 8211 o puedes coger la fresca y batirla), unas frambuesas sobre las que habrás espolvoreado un poco de azúcar glass y azúcar rosa.

Te gustan mis recetas Suscríbete gratis a mi blog aquí
¿Qué tal si me suscribes a mi canal de Youtube? Puede hacer esto haciendo clic aquí.
Ven y déjame tu me gusta en mi página de Facebook Il Verde en Tavola
También te espero en mi blog Fulvia's Kitchen

Mini pavlove con crema batida y frambuesas