Nuevas recetas

"Ves lo rápido que va y quieres dar más". El chef de World Central Kitchen reflexiona sobre la alimentación del coronavirus en primera línea



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El programa de ayuda recién está comenzando

Cortesía de Lamar Moore

Dos semanas, 2000 comidas gratis. Es "cuanto más, mejor" para el chef Lamar Moore mientras alimenta a las líneas del frente del coronavirus.

Moore es uno de los muchos chefs en Estados Unidos que ofrece comidas a los trabajadores de primera línea durante la pandemia del coronavirus como parte del puesto de avanzada de World Central Kitchen en Chicago.

World Central Kitchen es un programa de ayuda alimentaria iniciado por el chef estrella José Andrés que ha proporcionado millones de comidas a los afectados por desastres naturales. Cuando llegó el COVID-19, la organización sin fines de lucro volvió a tomar la iniciativa en varias ciudades importantes. La iniciativa de Chicago es una asociación entre World Central Kitchen, Moore y The Fifty / 50 Restaurant Group.

Moore y su equipo de chefs operan en Roots Handmade Pizza en el barrio del casco antiguo de Chicago. En este momento, el equipo está administrando de dos a tres gotas por semana de más de 100 comidas en hospitales locales, posiblemente aumentando hasta cinco días a la semana.

"Cuando dejas las comidas, ves lo rápido que van y quieres dar más", dijo Moore a The Daily Meal. "Todos los que podamos sacar de esta cocina, lo haremos".

"¿Cómo pudiste decir que no?" él continuó. “Me sentí como, ya sabes, estoy sentado en casa cómodamente, y hay personas que necesitan comidas todos los días y es nuestro trabajo como chefs ayudar a esa necesidad lo más rápido y mejor posible "

Algunas de las comidas que el equipo está preparando para enfermeras, médicos y personas necesitadas incluyen macarrones con queso con pollo rostizado, bistec teriyaki con arroz y fajitas de ternera.

“Me enorgullece levantarme todos los días y cocinar para la gente”, dijo Moore. "Esa es gran parte de la razón por la que entré en este negocio, es poder ayudar a las personas a través de la comida".


Mes de la filantropía negra, mucho más allá de agosto, llega todo el año en # BPM365

El pasado mes de agosto fue el noveno año consecutivo del Mes de la Filantropía Negra, un período designado de observancia que amplifica y comprime mucha historia, justicia, injusticia y alegría. La recaudación de ese mes fue la mayor de la historia. Más de 18 millones de personas de 60 países han participado desde su inicio, y continúa durante todo el año en # BPM365. Hablé con el fundador del movimiento, Jackie Copeland, de Zoom poco después de la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Copeland me dijo que ella había lanzado la campaña menos como una propuesta financiera finita que como un movimiento para cultivar actos de donación y reformular la filantropía como una práctica en lugar de un gesto único. & # 8220La intención del Mes de la Filantropía Negra 2020 era pasar de movilizarse y hablar a tomar medidas & # 8221, dijo.

Menos del 1,3 por ciento de los activos globales son administrados por personas de color, y "la negación del acceso equitativo al capital privado ha sido un instrumento de opresión económica desde la fundación de muchos países", dijo. “Esa es una de las razones por las que vemos que los niveles de riqueza en las comunidades afroamericanas y negras brasileñas son mucho más pequeños que en otras, porque hemos tenido historias de leyes que nos impiden tener capital y riqueza. En el caso de las mujeres, no fue hace mucho tiempo que no podías obtener un préstamo a menos que tu esposo firmara por ti ".

Las mujeres son el motor principal de otro movimiento que ella fundó, el Fondo WISE (Mujeres Invertidas para Salvar la Tierra). Su nuevo flamenco. Los miembros de su programa reciben entrenamiento en vivo y basado en inteligencia artificial, "algo que los donantes interrumpieron con urgencia por COVID", dijo. "Hay un cierto grado de carnicería en la salud y la economía debido a COVID y coincide con una serie de levantamientos en torno a los abusos de los derechos humanos en Brasil y las injusticias políticas en Nigeria", los dos países negros más poblados del mundo.

Brasil figura en gran medida en el Fondo WISE. Es un socio de la Fundación Brasil, cuya presidenta y directora ejecutiva, Rebecca Tavares, se unió a nosotros en la llamada. Tavares me dijo que está reuniendo solidaridad y apoyo para el acceso de las mujeres afrodescendientes a la tecnología digital para abordar el cambio climático ”. Ella quiere “formalizar los derechos de las trabajadoras del hogar en Brasil porque la gran mayoría son mujeres negras cuyos derechos han sido violados en todos los estándares, incluida la violencia y el abuso sexual, los derechos laborales completamente ignorados, las horas extraordinarias de trabajo. Como trabajadores informales no han tenido ningún recurso ".

También se unieron a nuestro Zoom los co-arquitectos del Mes de la Filantropía Negra Tracey Webb y Valaida Fullwood, quien es el miembro fundador de la Nueva Generación de Filántropos Afroamericanos. Fullwood dijo que quiere & # 8220 involucrar a los financiadores, particularmente en el Sur, para que firmen un compromiso como la Fundación Brasil y el Fondo WISE. Entré en parte de este trabajo a través de Tracey. Había fundado un blog que presentaba historias de filantropía afroamericana, una novedad en su tipo. Trabajar como escritora para ella me presentó a Jackie y me dio una visión de todas las cosas que están sucediendo en los EE. UU. Y en todo el mundo en torno a las donaciones negras ".

Incluso las definiciones de filantropía están cambiando: “La palabra fue secuestrada y utilizada de manera que se enfocaba únicamente en el dinero y los dólares y no tanto en el impacto y las relaciones”, dijo Fullwood. “Parte de mi trabajo es hacerlo más accesible no solo para las personas de alto patrimonio, sino como compromisos de tiempo, talento, tesoro, verdad. Esas pueden ser tan poderosas como cualquier subvención. Defino y analizo la filantropía como el amor por lo que significa ser humano ".

"'Filantropía', el término real, siempre ha sido una forma occidental culturalmente específica de organizar actos de donación y apoyo mutuo", me dijo Copeland. “Pero si miramos el término de manera más amplia, se trata del impacto en la comunidad y de ayudar a alguien más. Se trata de una superposición de estructuras, principios y filosofías de donaciones antiguas. Muchos movimientos exitosos en todo el mundo negro (abolición, ferrocarril subterráneo, movimiento por los derechos civiles, movimiento contra el apartheid) fueron apoyados primero por personas negras que se dieron unos a otros lo que tenían ".

Le pregunté a Copeland qué opina de ciertos multimillonarios corporativos que donan como actos de auto-lavado de reputación, un movimiento de relaciones públicas para comprar la apariencia de afecto en lugar de cambiar estructuralmente. "Es una crítica legítima", dijo. “Esa es ciertamente una dimensión de cierta filantropía institucional. La filantropía ha sido una forma de & # 8216 limpiar & # 8217 el dinero y la riqueza que pueden haberse acumulado por medios dudosos. Esa es una parte fáctica innegable de la historia que continúa. A veces, la filantropía se ha comercializado en exceso y se ha perdido ese corazón esencial de los derechos humanos que es el dar: la noción completa del amor por la humanidad. Creo que ahora hay un contramovimiento ".

El equipo de Copeland & # 8217s está mirando hacia el décimo aniversario del mes y # 8217 de este año, cuyo tema es TENacity: Making Equity Real, con un enfoque cada vez mayor en todos los países, comunidades y sectores.

Copeland se unió a mí desde Flagstaff, Arizona Fullwood desde Charlotte, North Carolina Webb desde Washington, DC y Tavares desde la ciudad de Nueva York. Comparta más buenas noticias en [email protected]


Mes de la filantropía negra, mucho más allá de agosto, llega todo el año en # BPM365

El pasado mes de agosto fue el noveno año consecutivo del Mes de la Filantropía Negra, un período designado de observancia que amplifica y comprime mucha historia, justicia, injusticia y alegría. La recaudación de ese mes fue la mayor de la historia. Más de 18 millones de personas de 60 países han participado desde su inicio, y continúa durante todo el año en # BPM365. Hablé con el fundador del movimiento, Jackie Copeland, de Zoom poco después de la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Copeland me dijo que ella había lanzado la campaña menos como una propuesta financiera finita que como un movimiento para cultivar actos de donación y reformular la filantropía como una práctica en lugar de un gesto único. & # 8220La intención del Mes de la Filantropía Negra 2020 era pasar de movilizarse y hablar a tomar medidas & # 8221, dijo.

Menos del 1,3 por ciento de los activos globales son administrados por personas de color, y "la negación del acceso equitativo al capital privado ha sido un instrumento de opresión económica desde la fundación de muchos países", dijo. “Esa es una de las razones por las que vemos que los niveles de riqueza en las comunidades afroamericanas y negras brasileñas son mucho más pequeños que en otras, porque hemos tenido historias de leyes que nos impiden tener capital y riqueza. En el caso de las mujeres, no fue hace mucho tiempo que no podías obtener un préstamo a menos que tu esposo firmara por ti ".

Las mujeres son el motor principal de otro movimiento que ella fundó, el Fondo WISE (Mujeres Invertidas para Salvar la Tierra). Su nuevo flamenco. Los miembros de su programa reciben entrenamiento en vivo y basado en inteligencia artificial, "algo que los donantes interrumpidos por COVID necesitan urgentemente", dijo. "Hay un cierto grado de carnicería en la salud y la economía debido a COVID y coincide con una serie de levantamientos en torno a los abusos de los derechos humanos en Brasil y las injusticias políticas en Nigeria", los dos países negros más poblados del mundo.

Brasil figura en gran medida en el Fondo WISE. Es un socio de la Fundación Brasil, cuya presidenta y directora ejecutiva, Rebecca Tavares, se unió a nosotros en la llamada. Tavares me dijo que está reuniendo solidaridad y apoyo para el acceso de las mujeres afrodescendientes a la tecnología digital para abordar el cambio climático ”. Ella quiere “formalizar los derechos de las trabajadoras del hogar en Brasil porque la gran mayoría son mujeres negras cuyos derechos han sido violados en todos los estándares, incluida la violencia y el abuso sexual, los derechos laborales completamente ignorados, las horas extraordinarias de trabajo. Como trabajadores informales no han tenido ningún recurso ".

También se unieron a nuestro Zoom los co-arquitectos del Mes de la Filantropía Negra Tracey Webb y Valaida Fullwood, quien es el miembro fundador de la Nueva Generación de Filántropos Afroamericanos. Fullwood dijo que quiere & # 8220 involucrar a los financiadores, particularmente en el Sur, para que firmen un compromiso como la Fundación Brasil y el Fondo WISE. Entré en parte de este trabajo a través de Tracey. Había fundado un blog que presentaba historias de filantropía afroamericana, una novedad en su tipo. Trabajar como escritora para ella me presentó a Jackie y me dio una visión de todas las cosas que están sucediendo en los EE. UU. Y en todo el mundo en torno a las donaciones negras ".

Incluso las definiciones de filantropía están cambiando: “La palabra fue secuestrada y utilizada de manera que se enfocaba únicamente en el dinero y los dólares y no tanto en el impacto y las relaciones”, dijo Fullwood. “Parte de mi trabajo es hacerlo más accesible no solo para las personas de alto patrimonio, sino como compromisos de tiempo, talento, tesoro, verdad. Esas pueden ser tan poderosas como cualquier subvención. Defino y analizo la filantropía como el amor por lo que significa ser humano ".

"'Filantropía', el término real, siempre ha sido una forma occidental culturalmente específica de organizar actos de donación y apoyo mutuo", me dijo Copeland. “Pero si miramos el término de manera más amplia, se trata del impacto en la comunidad y de ayudar a alguien más. Se trata de una superposición de estructuras, principios y filosofías de donaciones antiguas. Muchos movimientos exitosos en todo el mundo negro (abolición, ferrocarril subterráneo, movimiento por los derechos civiles, movimiento contra el apartheid) fueron apoyados primero por personas negras que se dieron unos a otros lo que tenían ".

Le pregunté a Copeland qué opina de ciertos multimillonarios corporativos que donan como actos de auto-lavado de reputación, un movimiento de relaciones públicas para comprar la apariencia de afecto en lugar de cambiar estructuralmente. "Es una crítica legítima", dijo. “Esa es ciertamente una dimensión de la filantropía institucional. La filantropía ha sido una forma de & # 8216 limpiar & # 8217 el dinero y la riqueza que pueden haberse acumulado por medios dudosos. Esa es una parte fáctica innegable de la historia que continúa. A veces, la filantropía se ha comercializado en exceso y se ha perdido ese corazón esencial de los derechos humanos que es el dar: la noción completa del amor por la humanidad. Creo que ahora hay un contramovimiento ".

El equipo de Copeland & # 8217 está mirando hacia el décimo aniversario del mes y # 8217 de este año, cuyo tema es TENacity: Making Equity Real, con un enfoque cada vez mayor en países, comunidades y sectores.

Copeland se unió a mí desde Flagstaff, Arizona Fullwood desde Charlotte, North Carolina Webb desde Washington, DC y Tavares desde la ciudad de Nueva York. Comparta más buenas noticias en [email protected]


Mes de la filantropía negra, mucho más allá de agosto, llega todo el año en # BPM365

El pasado mes de agosto fue el noveno año consecutivo del Mes de la Filantropía Negra, un período designado de observancia que amplifica y comprime mucha historia, justicia, injusticia y alegría. La recaudación de ese mes fue la mayor de la historia. Más de 18 millones de personas de 60 países han participado desde su inicio, y continúa durante todo el año en # BPM365. Hablé con el fundador del movimiento, Jackie Copeland, de Zoom poco después de la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Copeland me dijo que ella había lanzado la campaña menos como una propuesta financiera finita que como un movimiento para cultivar actos de donación y reformular la filantropía como una práctica en lugar de un gesto único. & # 8220La intención del Mes de la Filantropía Negra 2020 era pasar de movilizarse y hablar a tomar medidas & # 8221, dijo.

Menos del 1,3 por ciento de los activos globales son administrados por personas de color, y "la negación del acceso equitativo al capital privado ha sido un instrumento de opresión económica desde la fundación de muchos países", dijo. “Esa es una de las razones por las que vemos que los niveles de riqueza en las comunidades afroamericanas y negras brasileñas son mucho más pequeños que en otras, porque hemos tenido historias de leyes que nos impiden tener capital y riqueza. En el caso de las mujeres, no fue hace mucho tiempo que no podías obtener un préstamo a menos que tu esposo firmara por ti ".

Las mujeres son el motor principal de otro movimiento que ella fundó, el Fondo WISE (Mujeres Invertidas para Salvar la Tierra). Su nuevo flamenco. Los miembros de su programa reciben entrenamiento en vivo y basado en inteligencia artificial, "algo que los donantes interrumpidos por COVID necesitan urgentemente", dijo. "Hay un cierto grado de carnicería en la salud y la economía debido a COVID y coincide con una serie de levantamientos en torno a los abusos de los derechos humanos en Brasil y las injusticias políticas en Nigeria", los dos países negros más poblados del mundo.

Brasil figura en gran medida en el Fondo WISE. Es un socio de la Fundación Brasil, cuya presidenta y directora ejecutiva, Rebecca Tavares, se unió a nosotros en la llamada. Tavares me dijo que está reuniendo solidaridad y apoyo para el acceso de las mujeres afrodescendientes a la tecnología digital para abordar el cambio climático ”. Ella quiere “formalizar los derechos de las trabajadoras del hogar en Brasil porque la gran mayoría son mujeres negras cuyos derechos han sido violados en todos los estándares, incluida la violencia y el abuso sexual, los derechos laborales completamente ignorados, las horas extraordinarias de trabajo. Como trabajadores informales, no han tenido ningún recurso ".

También se unieron a nuestro Zoom los co-arquitectos del Mes de la Filantropía Negra Tracey Webb y Valaida Fullwood, quien es el miembro fundador de la Nueva Generación de Filántropos Afroamericanos. Fullwood dijo que quiere & # 8220 involucrar a los financiadores, particularmente en el Sur, para que firmen un compromiso como la Fundación Brasil y el Fondo WISE. Entré en parte de este trabajo a través de Tracey. Había fundado un blog que presentaba historias de filantropía afroamericana, una novedad en su tipo. Trabajar como escritora para ella me presentó a Jackie y me dio una visión de todas las cosas que están sucediendo en los EE. UU. Y en todo el mundo en torno a las donaciones negras ".

Incluso las definiciones de filantropía están cambiando: “La palabra fue secuestrada y utilizada de manera que se enfocaba únicamente en el dinero y los dólares y no tanto en el impacto y las relaciones”, dijo Fullwood. “Parte de mi trabajo es hacerlo más accesible no solo para las personas de alto patrimonio, sino como compromisos de tiempo, talento, tesoro, verdad. Esas pueden ser tan poderosas como cualquier subvención. Defino y analizo la filantropía como el amor por lo que significa ser humano ".

"'Filantropía', el término real, siempre ha sido una forma occidental culturalmente específica de organizar actos de donación y apoyo mutuo", me dijo Copeland. “Pero si miramos el término de manera más amplia, se trata del impacto en la comunidad y de ayudar a alguien más. Se trata de una superposición de estructuras, principios y filosofías de donaciones antiguas. Muchos movimientos exitosos en todo el mundo negro (abolición, ferrocarril subterráneo, movimiento por los derechos civiles, movimiento contra el apartheid) fueron apoyados primero por personas negras que se dieron unos a otros lo que tenían ".

Le pregunté a Copeland qué opina de ciertos multimillonarios corporativos que donan como actos de auto-lavado de reputación, un movimiento de relaciones públicas para comprar la apariencia de afecto en lugar de cambiar estructuralmente. "Es una crítica legítima", dijo. “Esa es ciertamente una dimensión de la filantropía institucional. La filantropía ha sido una forma de & # 8216 limpiar & # 8217 el dinero y la riqueza que pueden haberse acumulado por medios dudosos. Esa es una parte fáctica innegable de la historia que continúa. A veces, la filantropía se ha comercializado en exceso y ha perdido ese corazón esencial de los derechos humanos de dar: la noción completa del amor por la humanidad. Creo que ahora hay un contramovimiento ".

El equipo de Copeland & # 8217s está mirando hacia el décimo aniversario del mes y # 8217 de este año, cuyo tema es TENacity: Making Equity Real, con un enfoque cada vez mayor en todos los países, comunidades y sectores.

Copeland se unió a mí desde Flagstaff, Arizona Fullwood desde Charlotte, North Carolina Webb desde Washington, DC y Tavares desde la ciudad de Nueva York. Comparta más buenas noticias en [email protected]


Mes de la filantropía negra, mucho más allá de agosto, llega todo el año en # BPM365

El pasado mes de agosto fue el noveno año consecutivo del Mes de la Filantropía Negra, un período designado de observancia que amplifica y comprime mucha historia, justicia, injusticia y alegría. La recaudación de ese mes fue la mayor de la historia. Más de 18 millones de personas de 60 países han participado desde su inicio, y continúa durante todo el año en # BPM365. Hablé con el fundador del movimiento, Jackie Copeland, de Zoom poco después de la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Copeland me dijo que ella había lanzado la campaña menos como una propuesta financiera finita que como un movimiento para cultivar actos de donación y reformular la filantropía como una práctica en lugar de un gesto único. & # 8220La intención del Mes de la Filantropía Negra 2020 era pasar de movilizarse y hablar a tomar medidas & # 8221, dijo.

Menos del 1,3 por ciento de los activos globales son administrados por personas de color, y "la negación del acceso equitativo al capital privado ha sido un instrumento de opresión económica desde la fundación de muchos países", dijo. “Esa es una de las razones por las que vemos que los niveles de riqueza en las comunidades afroamericanas y negras brasileñas son mucho más pequeños que en otras, porque hemos tenido historias de leyes que nos impiden tener capital y riqueza. En el caso de las mujeres, no fue hace mucho tiempo que no podías obtener un préstamo a menos que tu esposo firmara por ti ".

Las mujeres son el motor principal de otro movimiento que ella fundó, el Fondo WISE (Mujeres Invertidas para Salvar la Tierra). Su nuevo flamenco. Los miembros de su programa reciben entrenamiento en vivo y basado en inteligencia artificial, "algo que los donantes interrumpieron con urgencia por COVID", dijo. "Hay un cierto grado de carnicería en la salud y la economía debido a COVID y coincide con una serie de levantamientos en torno a los abusos de los derechos humanos en Brasil y las injusticias políticas en Nigeria", los dos países negros más poblados del mundo.

Brasil figura en gran medida en el Fondo WISE. Es un socio de la Fundación Brasil, cuya presidenta y directora ejecutiva, Rebecca Tavares, se unió a nosotros en la llamada. Tavares me dijo que está reuniendo solidaridad y apoyo para el acceso de las mujeres afrodescendientes a la tecnología digital para abordar el cambio climático ”. Ella quiere “formalizar los derechos de las trabajadoras del hogar en Brasil porque la gran mayoría son mujeres negras cuyos derechos han sido violados en todos los estándares, incluida la violencia y el abuso sexual, los derechos laborales completamente ignorados, las horas extraordinarias de trabajo. Como trabajadores informales, no han tenido ningún recurso ".

También se unieron a nuestro Zoom los co-arquitectos del Mes de la Filantropía Negra Tracey Webb y Valaida Fullwood, quien es el miembro fundador de la Nueva Generación de Filántropos Afroamericanos. Fullwood dijo que quiere & # 8220 involucrar a los financiadores, particularmente en el Sur, para que firmen un compromiso como la Fundación Brasil y el Fondo WISE. Entré en parte de este trabajo a través de Tracey. Había fundado un blog que presentaba historias de filantropía afroamericana, una novedad en su tipo. Trabajar como escritora para ella me presentó a Jackie y me dio una visión de todas las cosas que están sucediendo en los EE. UU. Y en todo el mundo en torno a las donaciones negras ".

Incluso las definiciones de filantropía están cambiando: “La palabra fue secuestrada y utilizada de manera que se enfocaba únicamente en el dinero y los dólares y no tanto en el impacto y las relaciones”, dijo Fullwood. “Parte de mi trabajo es hacerlo más accesible no solo para las personas de alto patrimonio, sino como compromisos de tiempo, talento, tesoro, verdad. Esas pueden ser tan poderosas como cualquier subvención. Defino y analizo la filantropía como el amor por lo que significa ser humano ".

"'Filantropía', el término real, siempre ha sido una forma occidental culturalmente específica de organizar actos de donación y apoyo mutuo", me dijo Copeland. “Pero si miramos el término de manera más amplia, se trata del impacto en la comunidad y de ayudar a alguien más. Se trata de una superposición de estructuras, principios y filosofías de donaciones antiguas. Muchos movimientos exitosos en todo el mundo negro (abolición, ferrocarril subterráneo, movimiento por los derechos civiles, movimiento contra el apartheid) fueron apoyados primero por personas negras que se dieron unos a otros lo que tenían ".

Le pregunté a Copeland qué opina de ciertos multimillonarios corporativos que donan como actos de auto-lavado de reputación, un movimiento de relaciones públicas para comprar la apariencia de afecto en lugar de cambiar estructuralmente. "Es una crítica legítima", dijo. “Esa es ciertamente una dimensión de cierta filantropía institucional. La filantropía ha sido una forma de & # 8216 limpiar & # 8217 el dinero y la riqueza que pueden haberse acumulado por medios dudosos. Esa es una parte fáctica innegable de la historia que continúa. A veces, la filantropía se ha comercializado en exceso y se ha perdido ese corazón esencial de los derechos humanos que es el dar: la noción completa del amor por la humanidad. Creo que ahora hay un contramovimiento ".

El equipo de Copeland & # 8217s está mirando hacia el décimo aniversario del mes y # 8217 de este año, cuyo tema es TENacity: Making Equity Real, con un enfoque cada vez mayor en todos los países, comunidades y sectores.

Copeland se unió a mí desde Flagstaff, Arizona Fullwood desde Charlotte, North Carolina Webb desde Washington, DC y Tavares desde la ciudad de Nueva York. Comparta más buenas noticias en [email protected]


Mes de la filantropía negra, mucho más allá de agosto, llega todo el año en # BPM365

El pasado mes de agosto fue el noveno año consecutivo del Mes de la Filantropía Negra, un período designado de observancia que amplifica y comprime mucha historia, justicia, injusticia y alegría. La recaudación de ese mes fue la mayor de la historia. Más de 18 millones de personas de 60 países han participado desde su inicio, y continúa durante todo el año en # BPM365. Hablé con el fundador del movimiento, Jackie Copeland, de Zoom poco después de la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Copeland me dijo que ella había lanzado la campaña menos como una propuesta financiera finita que como un movimiento para cultivar actos de donación y reformular la filantropía como una práctica en lugar de un gesto único. & # 8220La intención del Mes de la Filantropía Negra 2020 era pasar de movilizarse y hablar a tomar medidas & # 8221, dijo.

Menos del 1,3 por ciento de los activos globales son administrados por personas de color, y "la negación del acceso equitativo al capital privado ha sido un instrumento de opresión económica desde la fundación de muchos países", dijo. “Esa es una de las razones por las que vemos que los niveles de riqueza en las comunidades afroamericanas y negras brasileñas son mucho más pequeños que en otras, porque hemos tenido historias de leyes que nos impiden tener capital y riqueza. En el caso de las mujeres, no fue hace mucho tiempo que no podías obtener un préstamo a menos que tu esposo firmara por ti ".

Las mujeres son el motor principal de otro movimiento que ella fundó, el Fondo WISE (Mujeres Invertidas para Salvar la Tierra). Su nuevo flamenco. Los miembros de su programa reciben entrenamiento en vivo y basado en inteligencia artificial, "algo que los donantes interrumpidos por COVID necesitan urgentemente", dijo. "Hay un cierto grado de carnicería en la salud y la economía debido a COVID y coincide con una serie de levantamientos en torno a los abusos de los derechos humanos en Brasil y las injusticias políticas en Nigeria", los dos países negros más poblados del mundo.

Brasil figura en gran medida en el Fondo WISE. Es un socio de la Fundación Brasil, cuya presidenta y directora ejecutiva, Rebecca Tavares, se unió a nosotros en la llamada. Tavares me dijo que está reuniendo solidaridad y apoyo para el acceso de las mujeres afrodescendientes a la tecnología digital para abordar el cambio climático ”. Ella quiere “formalizar los derechos de las trabajadoras del hogar en Brasil porque la gran mayoría son mujeres negras cuyos derechos han sido violados en todos los estándares, incluida la violencia y el abuso sexual, los derechos laborales completamente ignorados, las horas extraordinarias de trabajo. Como trabajadores informales, no han tenido ningún recurso ".

También se unieron a nuestro Zoom los co-arquitectos del Mes de la Filantropía Negra Tracey Webb y Valaida Fullwood, quien es el miembro fundador de la Nueva Generación de Filántropos Afroamericanos. Fullwood dijo que quiere & # 8220 involucrar a los financiadores, particularmente en el Sur, para que firmen un compromiso como la Fundación Brasil y el Fondo WISE. Entré en parte de este trabajo a través de Tracey. Había fundado un blog que presentaba historias de filantropía afroamericana, una novedad en su tipo. Trabajar como escritora para ella me presentó a Jackie y me dio una visión de todas las cosas que están sucediendo en los EE. UU. Y en todo el mundo en torno a las donaciones negras ".

Incluso las definiciones de filantropía están cambiando: “La palabra fue secuestrada y utilizada de manera que se enfocaba únicamente en el dinero y los dólares y no tanto en el impacto y las relaciones”, dijo Fullwood. “Parte de mi trabajo es hacerlo más accesible no solo para las personas de alto patrimonio, sino como compromisos de tiempo, talento, tesoro, verdad. Esas pueden ser tan poderosas como cualquier subvención. Defino y analizo la filantropía como el amor por lo que significa ser humano ".

"'Filantropía', el término real, siempre ha sido una forma occidental culturalmente específica de organizar actos de donación y apoyo mutuo", me dijo Copeland. “Pero si miramos el término de manera más amplia, se trata del impacto en la comunidad y de ayudar a alguien más. Se trata de una superposición de antiguas estructuras, principios y filosofías de donaciones. Muchos movimientos exitosos en todo el mundo negro (abolición, ferrocarril subterráneo, movimiento por los derechos civiles, movimiento contra el apartheid) fueron apoyados primero por personas negras que se dieron unos a otros lo que tenían ".

Le pregunté a Copeland qué opina de ciertos multimillonarios corporativos que donan como actos de auto-lavado de reputación, un movimiento de relaciones públicas para comprar la apariencia de afecto en lugar de cambiar estructuralmente. "Es una crítica legítima", dijo. “Esa es sin duda una dimensión de la filantropía institucional. La filantropía ha sido una forma de & # 8216 limpiar & # 8217 el dinero y la riqueza que pueden haberse acumulado por medios dudosos. Esa es una parte fáctica innegable de la historia que continúa. A veces, la filantropía se ha comercializado en exceso y se ha perdido ese corazón esencial de los derechos humanos que es el dar: la noción completa del amor por la humanidad. Creo que ahora hay un contramovimiento ".

El equipo de Copeland & # 8217 está mirando hacia el décimo aniversario del mes y # 8217 de este año, cuyo tema es TENacity: Making Equity Real, con un enfoque cada vez mayor en todos los países, comunidades y sectores.

Copeland se unió a mí desde Flagstaff, Arizona Fullwood desde Charlotte, North Carolina Webb desde Washington, DC y Tavares desde la ciudad de Nueva York. Comparta más buenas noticias en [email protected]


Mes de la filantropía negra, mucho más allá de agosto, llega todo el año en # BPM365

El pasado mes de agosto fue el noveno año consecutivo del Mes de la Filantropía Negra, un período designado de observancia que amplifica y comprime mucha historia, justicia, injusticia y alegría. La recaudación de ese mes fue la mayor de la historia. Más de 18 millones de personas de 60 países han participado desde su inicio, y continúa durante todo el año en # BPM365. Hablé con el fundador del movimiento, Jackie Copeland, de Zoom poco después de la derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales.

Copeland me dijo que ella había lanzado la campaña menos como una propuesta financiera finita que como un movimiento para cultivar actos de donación y reformular la filantropía como una práctica en lugar de un gesto único. & # 8220La intención del Mes de la Filantropía Negra 2020 era pasar de movilizarse y hablar a tomar medidas & # 8221, dijo.

Menos del 1,3 por ciento de los activos globales son administrados por personas de color, y "la negación del acceso equitativo al capital privado ha sido un instrumento de opresión económica desde la fundación de muchos países", dijo. “Esa es una de las razones por las que vemos que los niveles de riqueza en las comunidades afroamericanas y negras brasileñas son mucho más pequeños que en otras, porque hemos tenido historias de leyes que nos impiden tener capital y riqueza. En el caso de las mujeres, no fue hace mucho tiempo que no podías obtener un préstamo a menos que tu esposo firmara por ti ".

Las mujeres son el motor principal de otro movimiento que ella fundó, el Fondo WISE (Mujeres Invertidas para Salvar la Tierra). Su nuevo flamenco. Los miembros de su programa reciben entrenamiento en vivo y basado en inteligencia artificial, "algo que los donantes interrumpieron con urgencia por COVID", dijo. "Hay un cierto grado de carnicería en la salud y la economía debido a COVID y coincide con una serie de levantamientos en torno a los abusos de los derechos humanos en Brasil y las injusticias políticas en Nigeria", los dos países negros más poblados del mundo.

Brasil figura en gran medida en el Fondo WISE. Es un socio de la Fundación Brasil, cuya presidenta y directora ejecutiva, Rebecca Tavares, se unió a nosotros en la llamada. Tavares told me she’s “gathering solidarity and support for the access of women of African descent to digital technology for addressing climate change.” She wants to “formalize the rights of domestic workers in Brazil because the great majority are Black women whose rights have been violated on every standard, including sexual violence and abuse, labor rights completely ignored, way overtime working. As informal workers they haven’t had recourse.”

Also joining our Zoom were co-architects of Black Philanthropy Month Tracey Webb and Valaida Fullwood, who is the founding member of New Generation of African American Philanthropists. Fullwood said she wants to “engage funders particularly in the South to sign a pledge like Brazil Foundation and WISE Fund. I got into some of this work through Tracey. She’d founded a blog that featured Black philanthropy stories, a first of its kind. Working as a writer for her introduced me to Jackie and gave me a line of sight on all the things happening in the US and globally around Black giving.”

Even the definitions of philanthropy are changing: “The word was hijacked and used in ways that focused solely on money and dollars and not as much on impact and relationships,” Fullwood said. “Part of my work is making it more accessible not just to high-net-worth people but as commitments of time, talent, treasure, truth. Those can be as powerful as any grant. I define and break down philanthropy as love of what it means to be human.”

“‘Philanthropy,’ the actual term, has always been a culturally specific Western way of organizing acts of giving and mutual support,” Copeland told me. “But if we look at the term more broadly, it’s about community impact and helping someone else. That’s an overlay on ancient giving structures, principles, and philosophies. A lot of successful movements across the Black world—abolition, underground railroad, civil rights movement, anti-apartheid movement—were supported first by Black people giving each other what they had.”

I asked Copeland what she makes of certain corporate billionaires who donate as acts of reputational self-laundering, a public-relations move to purchase the appearance of caring instead of changing structurally. “It’s a legitimate critique,” she said. “That’s certainly a dimension of some institutional philanthropy. Philanthropy has been a way to ‘clean’ money and wealth that may have been accumulated through dubious means. That’s an undeniable factual part of the history that continues. Sometimes philanthropy has been overcommercialized and lost that essential human-rights heart of giving—the whole notion of love for humanity. I think there’s a countermovement now.”

Copeland’s team is looking ahead to the month’s 10th anniversary this year, whose theme is TENacity: Making Equity Real, with an ever-growing focus across countries, communities, and sectors.

Copeland joined me from Flagstaff, Arizona Fullwood from Charlotte, North Carolina Webb from Washington, DC and Tavares from New York City. Share more good news at [email protected]


Black Philanthropy Month, Far Beyond August, Rolls Year-Round at #BPM365

Last August was the ninth year running of Black Philanthropy Month, a designated stretch of observance that both amplifies and compresses a lot of history, justice, injustice, and joy. That month’s haul was the largest ever. More than 18 million people from 60 countries have participated since its inception, and it continues year-round at #BPM365. I spoke with the movement’s founder, Jackie Copeland, by Zoom shortly after Donald Trump’s defeat in the presidential election.

Copeland told me she’d launched the campaign less as a finite financial pitch than as a movement to cultivate acts of giving and reframe philanthropy as a practice instead of a one-off gesture. “The intent of Black Philanthropy Month 2020 was to move from mobilizing and talking to taking action,” she said.

Less than 1.3 percent of global assets are managed by people of color, and “denial of equal access to private capital has been an instrument of economic oppression since the founding of many countries,” she said. “That’s one of the reasons we see wealth levels in African American and Black Brazilian communities are so much smaller than in others, because we’ve had histories of laws that prevent us from capital and wealth. In the case of women it wasn’t long ago that you couldn’t get a loan unless your husband signed for you.”

Women are the core driver of another movement she founded, the WISE Fund (Women Invested to Save Earth). Her new Flerish. Her program’s members get live and AI-based coaching, “something sorely needed by donors disrupted by COVID,” she said. “There’s a degree of health and economic carnage because of COVID and it coincides with a range of uprisings around human rights abuses in Brazil and political injustices in Nigeria,” the two most-populous Black countries in the world.

Brazil features heavily in the WISE Fund. It’s a partner of Brazil Foundation, whose president and CEO, Rebecca Tavares, joined us on the call. Tavares told me she’s “gathering solidarity and support for the access of women of African descent to digital technology for addressing climate change.” She wants to “formalize the rights of domestic workers in Brazil because the great majority are Black women whose rights have been violated on every standard, including sexual violence and abuse, labor rights completely ignored, way overtime working. As informal workers they haven’t had recourse.”

Also joining our Zoom were co-architects of Black Philanthropy Month Tracey Webb and Valaida Fullwood, who is the founding member of New Generation of African American Philanthropists. Fullwood said she wants to “engage funders particularly in the South to sign a pledge like Brazil Foundation and WISE Fund. I got into some of this work through Tracey. She’d founded a blog that featured Black philanthropy stories, a first of its kind. Working as a writer for her introduced me to Jackie and gave me a line of sight on all the things happening in the US and globally around Black giving.”

Even the definitions of philanthropy are changing: “The word was hijacked and used in ways that focused solely on money and dollars and not as much on impact and relationships,” Fullwood said. “Part of my work is making it more accessible not just to high-net-worth people but as commitments of time, talent, treasure, truth. Those can be as powerful as any grant. I define and break down philanthropy as love of what it means to be human.”

“‘Philanthropy,’ the actual term, has always been a culturally specific Western way of organizing acts of giving and mutual support,” Copeland told me. “But if we look at the term more broadly, it’s about community impact and helping someone else. That’s an overlay on ancient giving structures, principles, and philosophies. A lot of successful movements across the Black world—abolition, underground railroad, civil rights movement, anti-apartheid movement—were supported first by Black people giving each other what they had.”

I asked Copeland what she makes of certain corporate billionaires who donate as acts of reputational self-laundering, a public-relations move to purchase the appearance of caring instead of changing structurally. “It’s a legitimate critique,” she said. “That’s certainly a dimension of some institutional philanthropy. Philanthropy has been a way to ‘clean’ money and wealth that may have been accumulated through dubious means. That’s an undeniable factual part of the history that continues. Sometimes philanthropy has been overcommercialized and lost that essential human-rights heart of giving—the whole notion of love for humanity. I think there’s a countermovement now.”

Copeland’s team is looking ahead to the month’s 10th anniversary this year, whose theme is TENacity: Making Equity Real, with an ever-growing focus across countries, communities, and sectors.

Copeland joined me from Flagstaff, Arizona Fullwood from Charlotte, North Carolina Webb from Washington, DC and Tavares from New York City. Share more good news at [email protected]


Black Philanthropy Month, Far Beyond August, Rolls Year-Round at #BPM365

Last August was the ninth year running of Black Philanthropy Month, a designated stretch of observance that both amplifies and compresses a lot of history, justice, injustice, and joy. That month’s haul was the largest ever. More than 18 million people from 60 countries have participated since its inception, and it continues year-round at #BPM365. I spoke with the movement’s founder, Jackie Copeland, by Zoom shortly after Donald Trump’s defeat in the presidential election.

Copeland told me she’d launched the campaign less as a finite financial pitch than as a movement to cultivate acts of giving and reframe philanthropy as a practice instead of a one-off gesture. “The intent of Black Philanthropy Month 2020 was to move from mobilizing and talking to taking action,” she said.

Less than 1.3 percent of global assets are managed by people of color, and “denial of equal access to private capital has been an instrument of economic oppression since the founding of many countries,” she said. “That’s one of the reasons we see wealth levels in African American and Black Brazilian communities are so much smaller than in others, because we’ve had histories of laws that prevent us from capital and wealth. In the case of women it wasn’t long ago that you couldn’t get a loan unless your husband signed for you.”

Women are the core driver of another movement she founded, the WISE Fund (Women Invested to Save Earth). Her new Flerish. Her program’s members get live and AI-based coaching, “something sorely needed by donors disrupted by COVID,” she said. “There’s a degree of health and economic carnage because of COVID and it coincides with a range of uprisings around human rights abuses in Brazil and political injustices in Nigeria,” the two most-populous Black countries in the world.

Brazil features heavily in the WISE Fund. It’s a partner of Brazil Foundation, whose president and CEO, Rebecca Tavares, joined us on the call. Tavares told me she’s “gathering solidarity and support for the access of women of African descent to digital technology for addressing climate change.” She wants to “formalize the rights of domestic workers in Brazil because the great majority are Black women whose rights have been violated on every standard, including sexual violence and abuse, labor rights completely ignored, way overtime working. As informal workers they haven’t had recourse.”

Also joining our Zoom were co-architects of Black Philanthropy Month Tracey Webb and Valaida Fullwood, who is the founding member of New Generation of African American Philanthropists. Fullwood said she wants to “engage funders particularly in the South to sign a pledge like Brazil Foundation and WISE Fund. I got into some of this work through Tracey. She’d founded a blog that featured Black philanthropy stories, a first of its kind. Working as a writer for her introduced me to Jackie and gave me a line of sight on all the things happening in the US and globally around Black giving.”

Even the definitions of philanthropy are changing: “The word was hijacked and used in ways that focused solely on money and dollars and not as much on impact and relationships,” Fullwood said. “Part of my work is making it more accessible not just to high-net-worth people but as commitments of time, talent, treasure, truth. Those can be as powerful as any grant. I define and break down philanthropy as love of what it means to be human.”

“‘Philanthropy,’ the actual term, has always been a culturally specific Western way of organizing acts of giving and mutual support,” Copeland told me. “But if we look at the term more broadly, it’s about community impact and helping someone else. That’s an overlay on ancient giving structures, principles, and philosophies. A lot of successful movements across the Black world—abolition, underground railroad, civil rights movement, anti-apartheid movement—were supported first by Black people giving each other what they had.”

I asked Copeland what she makes of certain corporate billionaires who donate as acts of reputational self-laundering, a public-relations move to purchase the appearance of caring instead of changing structurally. “It’s a legitimate critique,” she said. “That’s certainly a dimension of some institutional philanthropy. Philanthropy has been a way to ‘clean’ money and wealth that may have been accumulated through dubious means. That’s an undeniable factual part of the history that continues. Sometimes philanthropy has been overcommercialized and lost that essential human-rights heart of giving—the whole notion of love for humanity. I think there’s a countermovement now.”

Copeland’s team is looking ahead to the month’s 10th anniversary this year, whose theme is TENacity: Making Equity Real, with an ever-growing focus across countries, communities, and sectors.

Copeland joined me from Flagstaff, Arizona Fullwood from Charlotte, North Carolina Webb from Washington, DC and Tavares from New York City. Share more good news at [email protected]


Black Philanthropy Month, Far Beyond August, Rolls Year-Round at #BPM365

Last August was the ninth year running of Black Philanthropy Month, a designated stretch of observance that both amplifies and compresses a lot of history, justice, injustice, and joy. That month’s haul was the largest ever. More than 18 million people from 60 countries have participated since its inception, and it continues year-round at #BPM365. I spoke with the movement’s founder, Jackie Copeland, by Zoom shortly after Donald Trump’s defeat in the presidential election.

Copeland told me she’d launched the campaign less as a finite financial pitch than as a movement to cultivate acts of giving and reframe philanthropy as a practice instead of a one-off gesture. “The intent of Black Philanthropy Month 2020 was to move from mobilizing and talking to taking action,” she said.

Less than 1.3 percent of global assets are managed by people of color, and “denial of equal access to private capital has been an instrument of economic oppression since the founding of many countries,” she said. “That’s one of the reasons we see wealth levels in African American and Black Brazilian communities are so much smaller than in others, because we’ve had histories of laws that prevent us from capital and wealth. In the case of women it wasn’t long ago that you couldn’t get a loan unless your husband signed for you.”

Women are the core driver of another movement she founded, the WISE Fund (Women Invested to Save Earth). Her new Flerish. Her program’s members get live and AI-based coaching, “something sorely needed by donors disrupted by COVID,” she said. “There’s a degree of health and economic carnage because of COVID and it coincides with a range of uprisings around human rights abuses in Brazil and political injustices in Nigeria,” the two most-populous Black countries in the world.

Brazil features heavily in the WISE Fund. It’s a partner of Brazil Foundation, whose president and CEO, Rebecca Tavares, joined us on the call. Tavares told me she’s “gathering solidarity and support for the access of women of African descent to digital technology for addressing climate change.” She wants to “formalize the rights of domestic workers in Brazil because the great majority are Black women whose rights have been violated on every standard, including sexual violence and abuse, labor rights completely ignored, way overtime working. As informal workers they haven’t had recourse.”

Also joining our Zoom were co-architects of Black Philanthropy Month Tracey Webb and Valaida Fullwood, who is the founding member of New Generation of African American Philanthropists. Fullwood said she wants to “engage funders particularly in the South to sign a pledge like Brazil Foundation and WISE Fund. I got into some of this work through Tracey. She’d founded a blog that featured Black philanthropy stories, a first of its kind. Working as a writer for her introduced me to Jackie and gave me a line of sight on all the things happening in the US and globally around Black giving.”

Even the definitions of philanthropy are changing: “The word was hijacked and used in ways that focused solely on money and dollars and not as much on impact and relationships,” Fullwood said. “Part of my work is making it more accessible not just to high-net-worth people but as commitments of time, talent, treasure, truth. Those can be as powerful as any grant. I define and break down philanthropy as love of what it means to be human.”

“‘Philanthropy,’ the actual term, has always been a culturally specific Western way of organizing acts of giving and mutual support,” Copeland told me. “But if we look at the term more broadly, it’s about community impact and helping someone else. That’s an overlay on ancient giving structures, principles, and philosophies. A lot of successful movements across the Black world—abolition, underground railroad, civil rights movement, anti-apartheid movement—were supported first by Black people giving each other what they had.”

I asked Copeland what she makes of certain corporate billionaires who donate as acts of reputational self-laundering, a public-relations move to purchase the appearance of caring instead of changing structurally. “It’s a legitimate critique,” she said. “That’s certainly a dimension of some institutional philanthropy. Philanthropy has been a way to ‘clean’ money and wealth that may have been accumulated through dubious means. That’s an undeniable factual part of the history that continues. Sometimes philanthropy has been overcommercialized and lost that essential human-rights heart of giving—the whole notion of love for humanity. I think there’s a countermovement now.”

Copeland’s team is looking ahead to the month’s 10th anniversary this year, whose theme is TENacity: Making Equity Real, with an ever-growing focus across countries, communities, and sectors.

Copeland joined me from Flagstaff, Arizona Fullwood from Charlotte, North Carolina Webb from Washington, DC and Tavares from New York City. Share more good news at [email protected]


Black Philanthropy Month, Far Beyond August, Rolls Year-Round at #BPM365

Last August was the ninth year running of Black Philanthropy Month, a designated stretch of observance that both amplifies and compresses a lot of history, justice, injustice, and joy. That month’s haul was the largest ever. More than 18 million people from 60 countries have participated since its inception, and it continues year-round at #BPM365. I spoke with the movement’s founder, Jackie Copeland, by Zoom shortly after Donald Trump’s defeat in the presidential election.

Copeland told me she’d launched the campaign less as a finite financial pitch than as a movement to cultivate acts of giving and reframe philanthropy as a practice instead of a one-off gesture. “The intent of Black Philanthropy Month 2020 was to move from mobilizing and talking to taking action,” she said.

Less than 1.3 percent of global assets are managed by people of color, and “denial of equal access to private capital has been an instrument of economic oppression since the founding of many countries,” she said. “That’s one of the reasons we see wealth levels in African American and Black Brazilian communities are so much smaller than in others, because we’ve had histories of laws that prevent us from capital and wealth. In the case of women it wasn’t long ago that you couldn’t get a loan unless your husband signed for you.”

Women are the core driver of another movement she founded, the WISE Fund (Women Invested to Save Earth). Her new Flerish. Her program’s members get live and AI-based coaching, “something sorely needed by donors disrupted by COVID,” she said. “There’s a degree of health and economic carnage because of COVID and it coincides with a range of uprisings around human rights abuses in Brazil and political injustices in Nigeria,” the two most-populous Black countries in the world.

Brazil features heavily in the WISE Fund. It’s a partner of Brazil Foundation, whose president and CEO, Rebecca Tavares, joined us on the call. Tavares told me she’s “gathering solidarity and support for the access of women of African descent to digital technology for addressing climate change.” She wants to “formalize the rights of domestic workers in Brazil because the great majority are Black women whose rights have been violated on every standard, including sexual violence and abuse, labor rights completely ignored, way overtime working. As informal workers they haven’t had recourse.”

Also joining our Zoom were co-architects of Black Philanthropy Month Tracey Webb and Valaida Fullwood, who is the founding member of New Generation of African American Philanthropists. Fullwood said she wants to “engage funders particularly in the South to sign a pledge like Brazil Foundation and WISE Fund. I got into some of this work through Tracey. She’d founded a blog that featured Black philanthropy stories, a first of its kind. Working as a writer for her introduced me to Jackie and gave me a line of sight on all the things happening in the US and globally around Black giving.”

Even the definitions of philanthropy are changing: “The word was hijacked and used in ways that focused solely on money and dollars and not as much on impact and relationships,” Fullwood said. “Part of my work is making it more accessible not just to high-net-worth people but as commitments of time, talent, treasure, truth. Those can be as powerful as any grant. I define and break down philanthropy as love of what it means to be human.”

“‘Philanthropy,’ the actual term, has always been a culturally specific Western way of organizing acts of giving and mutual support,” Copeland told me. “But if we look at the term more broadly, it’s about community impact and helping someone else. That’s an overlay on ancient giving structures, principles, and philosophies. A lot of successful movements across the Black world—abolition, underground railroad, civil rights movement, anti-apartheid movement—were supported first by Black people giving each other what they had.”

I asked Copeland what she makes of certain corporate billionaires who donate as acts of reputational self-laundering, a public-relations move to purchase the appearance of caring instead of changing structurally. “It’s a legitimate critique,” she said. “That’s certainly a dimension of some institutional philanthropy. Philanthropy has been a way to ‘clean’ money and wealth that may have been accumulated through dubious means. That’s an undeniable factual part of the history that continues. Sometimes philanthropy has been overcommercialized and lost that essential human-rights heart of giving—the whole notion of love for humanity. I think there’s a countermovement now.”

Copeland’s team is looking ahead to the month’s 10th anniversary this year, whose theme is TENacity: Making Equity Real, with an ever-growing focus across countries, communities, and sectors.

Copeland joined me from Flagstaff, Arizona Fullwood from Charlotte, North Carolina Webb from Washington, DC and Tavares from New York City. Share more good news at [email protected]