Nuevas recetas

Vladimir Putin hizo una excepción a su prohibición de la comida occidental para importar caviar

Vladimir Putin hizo una excepción a su prohibición de la comida occidental para importar caviar



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Las latas tienen una marca rusa y no mencionan el país de origen.

Rusia obtiene su caviar de una granja de esturiones italiana.

Aunque Vladimir Putin ha ordenado a los funcionarios quemar comida occidental y prohibió los quesos franceses y el repollo polaco, decidió hacer una excepción para un plato de lujo: caviar.

Putin implementó la prohibición en comida occidental el año pasado, pero ha caviar excluido de la lista.

El presidente ruso obtiene su caviar de la granja de esturión italiana Agroittica Lombarda - productor de caviar Calvisius. Lelio Mondella, director gerente de Agroittica, le dijo a Bloomberg que había una trampa en este acuerdo con Rusia, diciendo: “Tuvimos que poner una marca rusa en la lata y no pusimos 'Made in Italy' en eso."

Agroittica gestiona la granja de esturiones más grande de Europa, que produce alrededor de 25 toneladas de caviar cada año.

Rusia recurrió al caviar importado porque existen límites para la sobrepesca de esturiones silvestres en el Mar Caspio.

"Los rusos ricos y poderosos no pueden prescindir de él, por lo que han hecho una excepción", dijo Mondella. “Los rusos quieren comer caviar ruso. Entiendo que. ¿Quién compraría queso mozzarella hecho en Rusia? "


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento.¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento.Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura.Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas.Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


En estado de ánimo optimista, Putin revisa la economía con su equipo

Putin tuvo recientemente una reunión interesante con el ministro de Economía, Ulyukaev, en la que discutieron la economía.

Dado que la transcripción de la reunión publicada en el sitio web del Kremlin es relativamente breve, la adjunto a continuación en su totalidad.

La transcripción, por supuesto, solo cubre la parte pública de lo que Putin y Ulyukaev se dijeron el uno al otro.

Es una certeza virtual que la reunión duró mucho más de lo que muestra la transcripción, y que se dijo mucho más que no se ha publicado, y que la parte realmente importante de la discusión fue la parte que no se ha publicado.

Sin embargo, no hay razón para pensar que la transcripción no transmite el tono general y el sentido de la reunión. Las cifras que recoge Ulyukaev son las publicadas anteriormente por Rosstat y pueden verificarse de forma independiente. Es difícil ver qué podría haberle dicho a Putin en privado, lo que difiere de la situación sugerida por las cifras que citó, que son públicas.

El tono de los comentarios de Ulyukaev en la parte privada de su conversación con Putin fue sin duda más moderado y serio que sus comentarios publicados. Sin embargo, la diferencia probablemente sea solo de grado.

Lo primero que se puede sacar de la reunión es que el ambiente era optimista.

A menudo he hablado de cómo la recesión que atraviesa Rusia es esencialmente un ejercicio de reequilibrio de la economía, alejándola de su dependencia histórica del capital extranjero y de las importaciones hacia un modelo más orientado a la inversión.

Eso es, en esencia, lo que está diciendo Ulyukaev, y además está diciendo que el reequilibrio se está llevando a cabo con éxito y está a punto de dar sus frutos.

El segundo punto para sacar de la conversación es que Ulyukaev confirma la línea de tiempo de la recesión que damos a menudo aquí en Rusia Insider.

El peor momento de la recesión fue el segundo trimestre de 2015.

Desde entonces, la producción ha sido en general estable. La economía absorbió bien lo que Ulyukaev llama "el segundo choque externo", el segundo colapso de los precios del petróleo y del rublo que comenzó en la segunda mitad de 2015.

Mientras que el primer shock, el colapso de los precios del petróleo y del rublo en la segunda mitad de 2014, provocó una recesión y un gran repunte de la inflación, el segundo shock ha pasado hasta ahora sin apenas un parpadeo.

Solo agregaría dos puntos a las cosas que Ulyukaev le dijo a Putin.

Lo primero lo he dicho antes. Esto es que estoy seguro de que la contracción de la economía en 2015 habría estado cerca o incluso por debajo de la previsión original del 3% de Ulyukaev en lugar del 3,7% que resultó ser si el Banco Central hubiera recortado las tasas de interés en la primavera y el verano como creo. debería haberlo hecho.

Además, ciertas cosas que dijo Ulyukaev en junio pasado me aseguran que él piensa lo mismo. No me sorprendería que sea una de las cosas que le dijo a Putin en la parte de su conversación que no ha sido publicada.

La segunda es que aunque la caída que menciona Ulyukaev que ocurrió en noviembre fue causada por el "segundo choque externo", como dice Ulyukaev, lo que Ulyukaev no dice es que todas las principales economías, excepto Suecia, también experimentaron una contracción en noviembre.

En otras palabras, la contracción de Rusia ese mes no fue exclusiva de Rusia, sino que fue parte de un fenómeno mundial.

No tengo ninguna duda de que la causa fue la alarma mundial de que en su reunión de diciembre la Junta de la Reserva Federal de Estados Unidos iba a subir las tasas de interés estadounidenses.

Tampoco tengo ninguna duda de que fue la decisión de la Junta de la Reserva Federal aumentar las tasas de interés en diciembre, y aún más su orientación futura de que continuaría aumentando las tasas de interés a lo largo de 2016 (con conversaciones sobre cuatro subidas de tasas de interés en el transcurso de 2016). - que ha estado detrás de las caídas en los mercados (incluido el mercado del petróleo) que se han producido este enero.

Dado que el dólar sigue siendo la moneda de reserva mundial, en un mundo grotescamente sobreapalancado, causado por la imprudente política de impresión de dinero de la Junta de la Reserva Federal desde el colapso de 2008 y sus políticas monetarias extremadamente laxas en las décadas anteriores al colapso, cualquier indicio de un aumento en las tasas de interés estadounidenses es suficiente para asustar a los mercados y hacerlos caer en picada.

No es de sorprender que haya un enojo creciente por la decisión de la Junta de la Reserva Federal de aumentar las tasas de interés en diciembre, y que cada vez más personas lo tomen como un error (entre los innumerables artículos que dicen esto, vea los ejemplos aquí y aquí).

Sobre la cuestión del apalancamiento, Rusia es la excepción a lo que, de otro modo, en todo el mundo ahora es la regla casi universal.

Las políticas monetarias y fiscales históricamente estrictas, junto con una represión del endeudamiento externo después del colapso de 2008, que se endureció aún más en el verano de 2012, significan que, a pesar de las sanciones, Rusia entró en el período de crisis global que comenzó a mediados de 2014 en mucho mejor forma financiera que las otras denominadas “economías de mercado emergentes” y, de hecho, algunas de las denominadas economías desarrolladas de Occidente.

Una buena comparación es con Brasil, un país con una población aproximadamente del mismo tamaño que la de Rusia, y cuya economía a menudo se compara con la de Rusia.

La relación entre la deuda pública y el PIB de Brasil es de aproximadamente el 66% del PIB. Rusia es del 18%. El déficit presupuestario de Brasil en 2015 fue de aproximadamente el 10% del PIB. El de Rusia era del 2,6% (la cifra del 3% del PIB dada a Putin por Ulyukaev es incorrecta. La cifra correcta del 2,6% del PIB la proporcionó recientemente el ministro de Finanzas Siluanov).

La deuda externa total de Brasil (estatal y corporativa) era de $ 3.4 billones al 1 de enero de 2016. La deuda externa total de Rusia (estatal y corporativa) al 1 de enero de 2016 era de $ 515 mil millones.

El resultado es que aunque el tamaño de la contracción en Brasil y Rusia en 2015 fue casi el mismo (3,6% y 3,7% respectivamente) y aunque la inflación informada fue mayor en Rusia que en Brasil (12,9% contra 10%, aunque Brasil informó 10 El porcentaje puede ser demasiado bajo), el estado de ánimo entre los responsables de la formulación de políticas en Rusia es cada vez más optimista, como muestra la reunión de Ulyukaev con Putin, mientras que el estado de ánimo en Brasil es de pánico y crisis, con crecientes temores de un próximo default y un sentimiento de que la situación se está saliendo de control.

Aunque la historia de Brasil es bien conocida porque los medios de comunicación internacionales se han centrado, injustamente, en ella, Brasil es en realidad mucho más típico de las llamadas "economías de mercado emergentes" que Rusia.

Rusia no solo es mucho más rica que cualquiera de las otras denominadas "economías de mercado emergentes", sino que tiene recursos científicos, tecnológicos e industriales que ninguno de los demás puede igualar ni remotamente, sus finanzas están en mucho mejor estado y la calidad de su economía. la gobernanza es mucho mayor.

Da la casualidad de que no creo que se deba llamar a Rusia una "economía de mercado emergente" en absoluto, al igual que China, y creo que es positivamente engañoso poner a Rusia entre las economías que generalmente se llaman así.

En correspondencia privada, Jon Hellevig me ha señalado que una parte sustancial de los aproximadamente 500.000 millones de dólares de los bancos y empresas rusos que aún adeudan nominalmente en deuda externa no es realmente deuda, sino más bien el registro de transacciones dentro de la empresa. llevar a cabo a través de paraísos financieros extranjeros como Chipre con el fin de cubrir sus operaciones en moneda extranjera y por supuesto para la evasión fiscal.

El Banco Central ha admitido esto en el pasado y ha confirmado que la cifra total de deuda externa que se publica (actualmente $ 515 mil millones) de hecho exagera la cantidad real de deuda que se adeuda.

Como era de esperar, es muy difícil calcular la parte de la deuda externa que en realidad es deuda contable intraempresarial. Sin embargo, se cree que es muy grande. Las conjeturas que he escuchado sitúan la cifra en más de la mitad de la deuda externa nominal total.

El Banco Central de Rusia acaba de publicar cifras sobre el nivel de deuda externa a principios de 2016 y de pagos de deuda externa hasta 2016.

Muestran que la deuda externa ha caído a $ 515 mil millones desde un máximo de $ 733 mil millones a mediados de 2014. Este gráfico muestra el ritmo del desapalancamiento.

Los pagos de la deuda externa en 2016 en alrededor de $ 100 mil millones parecen ser aproximadamente los mismos que el año pasado, aunque parecen estar mejor espaciados a lo largo del año en su conjunto en lugar de agruparse en el último trimestre, como sucedió en 2014 y 2015 .

Según el Banco Central, los pagos en el primer trimestre serán de $ 26 mil millones ($ 21 mil millones de capital y $ 5 mil millones de intereses) en comparación con $ 43 mil millones en el último trimestre de 2015.

Se espera que los pagos de la deuda a partir de entonces se mantengan aproximadamente en el mismo nivel, totalizando $ 27 mil millones en el segundo trimestre, $ 21 mil millones en el tercer trimestre y $ 24 mil millones en el cuarto trimestre, lo que hace un total de $ 98 mil millones en pagos de deuda durante todo el año. .

El mes más pesado para los pagos de la deuda en 2016 aparentemente será marzo, con pagos por un total de $ 12.5 mil millones. Esto se compara con los pagos de la deuda de $ 24 mil millones en diciembre del año pasado.

Suponiendo que aproximadamente una cuarta parte de los pagos de la deuda externa en 2016 son pagos de intereses, esto debería significar que el monto total de la deuda externa para fines de 2016 debería caer a alrededor de $ 430 mil millones. Dado que una parte sustancial de la deuda restante de Rusia es deuda contable intraempresarial, esto refuerza la impresión de que el final del período de desapalancamiento de la deuda externa está a la vista.

Como he comentado anteriormente, ese hecho en sí mismo hará que el rublo se fortalezca independientemente de lo que suceda con los precios del petróleo.

La menor presión sobre el rublo en comparación con el segundo semestre de 2014, cuando el ritmo de pago de la deuda externa era más del doble del nivel actual, muestra que esto ya está comenzando a suceder.

Aunque el rublo tocó brevemente 85 por dólar durante las últimas 2 semanas, lo hizo cuando los precios del petróleo habían caído a 26 dólares el barril de crudo Brent. Esto se compara con la situación del 17 de diciembre de 2014, cuando el rublo tocó 80 por dólar con un precio del crudo Brent de 57 dólares el barril.

En el momento de redactar este informe, el rublo se cotiza a 78 por dólar, con el precio del crudo Brent por encima de los 30 dólares el barril.

En el pasado, he especulado que el momento en el que el rublo comenzará a desacoplarse de los precios del petróleo será cuando la deuda externa total adeudada caiga por debajo del monto de las reservas de divisas de Rusia en poder del Banco Central (actualmente aproximadamente $ 370 mil millones). .

Toda la evidencia sugiere que ese punto se está acercando rápidamente, y si es cierto que solo la mitad del monto nominal de $ 515 mil millones de deuda externa es deuda realmente vencida, entonces ese punto ya se ha superado, incluso si aún no es visible. en las cifras publicadas.

Dado que eso es así, ya que a Rusia le interesa mucho mantener el rublo bajo en línea con los precios del petróleo, ahogar las importaciones para apoyar a la agricultura y la industria y mantener la balanza comercial externa en superávit en un momento de escasez de petróleo. precios - He llegado a la opinión de Jon Hellevig de que el Banco Central debería recortar los tipos de interés sin más demora.

La inflación está cayendo rápidamente y, como dice Jon Hellevig, en Rusia no es principalmente un fenómeno monetario de todos modos.

Dado que la inflación está cayendo rápidamente y dado que no hay necesidad de respaldar al rublo - por el contrario, un aumento excesivo del rublo como el de la primavera pasada realmente haría daño - no hay razón para mantener altas las tasas de interés. Todo lo que están haciendo las altas tasas de interés es prolongar la recesión.

Desafortunadamente, si la historia reciente es una guía, el Banco Central volverá a pecar de cauteloso y, asustado por la reciente caída del rublo y las preocupaciones sobre nuevos aumentos de las tasas de interés en EE. UU., Decidirá mantener altas las tasas de interés. en su próxima reunión programada a finales de enero.

Sin embargo, el día en que se reduzcan los tipos de interés no puede estar lejano. Más allá de cierto punto, no solo la lógica económica sino la presión política de las empresas, la Duma y el gobierno harán inevitable un recorte de las tasas de interés.

En ese punto, con la caída de la inflación, el desapalancamiento de la deuda externa en gran medida logrado y con la perspectiva de un aumento de la producción a medida que se recuperan tanto la inversión como la demanda, Ulyukaev y Putin tendrán más buenas noticias que contarse.

Posdata: Después de escribir la publicación anterior de más cifras de Rosstat mostró que la inflación ha caído a una tasa anualizada de poco más del 10% al 25 de enero de 2016. Su tasa anualizada puede caer a cifras únicas tan pronto como la primera semana de febrero.

La reciente caída del rublo puede retrasar nuevas caídas de la inflación durante algunas semanas, pero la tendencia es claramente a la baja. De hecho, es sorprendente el poco efecto que ha tenido la reciente caída del rublo sobre la inflación.

Otras cifras recién publicadas por Rosstat también mostraron que en diciembre las empresas rusas pagaron en gran parte los atrasos salariales que se acumularon adicionalmente en noviembre como resultado de la contracción que se produjo ese mes.

Eso refuerza la impresión de que, como le dijo Ulyukaev a Putin, la contracción de noviembre fue única, causada por el pánico del mercado global que comenzó en noviembre cuando quedó claro que la Junta de la Reserva Federal estaba a punto de aumentar las tasas de interés, y que era seguido de un repunte de la economía en diciembre.

Mientras tanto, el Kremlin también ha confirmado que el miércoles tuvo lugar una reunión entre Putin y los miembros del gobierno a cargo de la economía.

Aunque Nabiullina, la presidenta del Banco Central, técnicamente no es miembro del gobierno, también estuvo presente.

Es inconcebible que la cuestión de los tipos de interés no se haya planteado en esta reunión.

Es casi seguro que Nabiullina se haya visto presionada por algunas de las personas presentes para decir cuándo se van a recortar las tasas de interés, y es casi seguro que algunos exijan un recorte ahora.

Esta es una transcripción de una conversación que fue publicada por primera vez por el Sitio web presidencial ruso:

Presidente de Rusia Vladimir Putin: Señor Ulyukayev, estamos resumiendo los resultados del año pasado. Aunque todavía puede ser pronto para hablar de resultados finales, las cifras de las que dispone su Ministerio se acercan mucho a las que veremos en el informe final.

Sin embargo, no ha sido un año fácil, tenemos motivos para sentirnos algo optimistas con respecto a los períodos actual y futuro. ¿Cuál es la razón de este optimismo?

Ministro de Desarrollo Económico Alexei Ulyukayev: Señor Presidente, es cierto, el año fue económicamente único en cuanto a la combinación de circunstancias objetivas y subjetivas desfavorables, empezando por la situación del mercado de las materias primas. Una caída sin precedentes de cuatro veces en los precios del petróleo y una caída similar en los precios de los bienes no primarios, las turbulencias en los mercados financieros más las acciones geopolíticas de nuestros socios, todo esto creó una atmósfera muy nerviosa, por supuesto.

Vladimir Putin: Y una recesión económica mundial.

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. La demanda mundial se redujo drásticamente, aparecieron focos de riesgos graves donde nadie esperaba verlos, y me refiero a los antiguos líderes: el sudeste asiático.

Fue en este contexto, como recordarán, que el pasado mes de enero, hace exactamente un año, estábamos ajustando nuestra previsión en un ambiente bastante nervioso, prácticamente en un ambiente de pánico entre ciertos actores del mercado y analistas. Las expectativas fueron de lo más desfavorables, pero sin embargo, quiero mirar las previsiones y la realidad.

Resulta que nuestro pronóstico estaba muy cerca de la situación real.

Esperábamos que el precio del petróleo fuera de $ 50 por barril, la cifra real era de $ 51. Esperábamos que el índice de precios al consumidor fuera de 12,2, fue de 12,9, una diferencia de menos del 1 por ciento. Estimamos el tipo de cambio del dólar en 61,5, el promedio anual fue de 60.

Vladimir Putin: ¿Este es el promedio anual de todo el año pasado?

Alexei Ulyukayev: Eso es correcto, para todo el 2015. Esperábamos una caída del PIB del 3 por ciento, y terminó siendo un poco más alta, del 3,7 por ciento. Por otro lado, la tasa de disminución de las inversiones en capital fijo resultó ser significativamente más baja: 8,4 por ciento en lugar de 13,7 por ciento. Pero esto es después de los ajustes, porque las inversiones siempre se ajustan al final del año.

Quiero señalar en particular la situación del capital privado y el movimiento de capital privado. Todos esperábamos una salida muy alta, alrededor de $ 115 mil millones, pero de hecho, tuvimos una salida de $ 57 millones, solo la mitad de lo que esperábamos. La salida de capital es una evaluación empresarial de factores internos y externos, una evaluación de las condiciones laborales futuras.

¿Por qué pasó esto? Creo que el factor más importante fue la gran adaptabilidad de la economía rusa. En tan solo unos meses, los participantes del mercado, empresas y sectores enteros pudieron encontrar sus nichos y adaptarse a las circunstancias cambiantes.

Esto se ilustra con dos ondas de choque, en el segundo semestre de 2014 y el segundo semestre de 2015; me refiero a los choques objetivos en los mercados de materias primas. Solo mire, el indicador base cambió casi de la misma manera en que el precio del petróleo cayó a $ 45, una disminución del 60 por ciento.

En el segundo caso, durante el segundo semestre de 2015, hubo una caída del 62 por ciento. ¿Cómo respondieron los mercados y los sectores rusos a esto? En el primer caso, tuvimos el mismo nivel de devaluación de la moneda: más del doble, de 33 a 69 [rublos por dólar]. Los precios al consumidor se duplicaron con creces, la tasa subió de 7,8 a 16,9. La tasa de interés clave del Banco de Rusia se duplicó con creces, del 7,5 al 17 por ciento: se vio obligado a responder a estas circunstancias. Como resultado, el PIB disminuyó en un 2,4 por ciento adicional.

En la segunda mitad de 2015, tuvimos la misma economía rusa, el mismo nivel de impacto. Tuvimos una devaluación del 70 por ciento. Fue enorme, pero significativamente menor que durante el primer episodio. Los precios al consumidor se desaceleraron, en lugar de acelerarse. Comenzamos este período con un 15,5 por ciento negativo y terminamos el año en aproximadamente un 10 por ciento. No solo la tasa clave no aumentó, sino que incluso disminuyó levemente durante este período, porque los riesgos de inflación se habían evaluado correctamente.

Finalmente, el PIB cayó levemente en noviembre, pero la caída general fue del 0,4 por ciento, que es inconmensurable con lo que teníamos antes. Esto es muy importante. Significa que, aparentemente, los participantes del mercado han trabajado correctamente y, quizás, el gobierno incluso ayudó a tomar las decisiones correctas a través de sus acciones.

Vladimir Putin: ¿Ha disminuido la deuda?

Alexei Ulyukayev: La deuda ha disminuido de forma muy significativa. Nuestra deuda soberana siempre ha sido baja, pero la deuda externa corporativa se redujo enormemente. Por cierto, el año pasado teníamos en nuestro calendario un pago de deuda externa por valor de 130.000 millones de dólares, mientras que la salida de capital durante el mismo período se redujo en 57.000 millones. Resultó que las empresas saben cómo trabajar en esta situación. Encuentran oportunidades para refinanciar y, aunque las opciones de nuestros socios se volvieron mucho más complicadas, esto se hizo de todos modos.

Parte de la deuda era deuda corporativa interna, que también debía resolverse. Y es muy importante que el público y las empresas hayan dejado de ser sensibles a las fluctuaciones del tipo de cambio. Están acostumbrados al hecho de que los tipos de cambio fluctúan, por lo que no hay necesidad de correr y cambiar moneda, no hay necesidad de cambiar inmediatamente la estructura de la cartera de inversiones de uno. Esto también es muy importante.

Vladimir Putin: En conjunto con el déficit presupuestario, y con un déficit menor de lo esperado, así como buenas reservas, un bajo nivel de deuda, en conjunto con lo que francamente resultó ser un pequeño déficit presupuestario, veremos condiciones favorables para que puede contar con mejorar la situación actual?

Alexei Ulyukayev: Absolutamente. El presupuesto tiene en cuenta un déficit del 2,6 por ciento del PIB. El presupuesto del año pasado tuvo un déficit de más del 3 por ciento. Las reservas del Banco de Rusia se mantienen en un nivel histórico bastante alto. Todo esto ha creado una situación de estabilidad macroeconómica a la que los participantes del mercado están respondiendo correctamente.

Ya hemos hablado muchas veces sobre el hecho de que la parte más profunda de la recesión, cuando se estaba produciendo la adaptación, estaba hacia el final del segundo trimestre. A partir del tercer trimestre, observamos un movimiento en la dirección correcta. Vimos el surgimiento de lo que puede ser la base del crecimiento, quizás no muy significativo o seguro, pero crecimiento de todos modos. Si bien tuvimos una cierta caída del PIB en el primer trimestre (2,2 por ciento), vimos la mayor caída en el segundo trimestre (4,6 por ciento), y luego tuvimos reducciones de 4,1 por ciento y 3,8 por ciento en el tercer y cuarto trimestres, respectivamente. Tuvimos una caída acumulada del 3,7 por ciento durante el año.

Estamos viendo cifras similares en manufactura, construcción y transporte de carga, y en todas estas industrias, el punto más bajo fue en el segundo trimestre, y luego hubo cierta estabilización, incierta, quizás, pero estabilización con elementos de crecimiento. En noviembre, tuvimos una leve onda a la baja, como respuesta a ese segundo shock. Desde diciembre volvemos a entrar en un período en el que la situación se torna relativamente favorable.

Vladimir Putin: ¿Ha habido crecimiento en la agricultura?

Alexei Ulyukayev : Tuvimos un crecimiento del 3 por ciento en la agricultura. Particularmente con la cría de ganado, tuvimos un crecimiento de más del 4 por ciento para el ganado. Si bien la cosecha de cereales depende en gran medida del clima, el ganado se mantiene mucho más estable. Este indicador muestra los resultados de la actividad económica y las inversiones, con crecimientos superiores al 4 por ciento.

Así, la industria alimentaria tuvo un crecimiento superior al 3 por ciento. En general, quiero decir que esto es muy importante, que es un muy buen resultado financiero para las empresas rusas. Esto sucedió en parte porque los costos disminuyeron, en parte porque los tipos de cambio cambiaron, y en parte porque la política salarial se volvió más adecuada, se prestó más atención al aumento de la productividad laboral, en parte para controlar mejor las tasas de los monopolios naturales. Todo esto llevó al hecho de que el año pasado, los ingresos de las empresas rusas aumentaron en un 48 por ciento, o 1,5 veces. Eso es más de ocho billones de rublos en fondos adicionales que se pueden invertir y que pueden servir como base para el desarrollo.

En algunas áreas, la situación es simplemente asombrosa. Por cierto, es bueno que estas no sean industrias extractivas, sino industrias de procesamiento. Los sectores de procesamiento de la manufactura aumentaron la rentabilidad casi tres veces: 2.9 veces. Los productos químicos mantuvieron el récord, con un aumento de 15 veces en la rentabilidad. Y lo que es muy interesante es que vimos un aumento real de la rentabilidad en el sector de la ciencia.

La investigación y el desarrollo se convirtieron en una actividad rentable, lo que significa que tienen demanda. Las empresas buscan oportunidades para utilizar la investigación científica para reducir sus gastos y avanzar. Los beneficios de la investigación y el desarrollo se han multiplicado por 2,1. Creo que este es un elemento de desarrollo sumamente importante. En esta área, realmente tenemos una muy buena base, ahora solo necesitamos ser inteligentes al usarla. Creo que podemos comenzar este año con un optimismo mesurado y cuidadoso.

Vladimir Putin: Tenemos una balanza comercial positiva. Teniendo en cuenta la caída de los precios de nuestros principales bienes de exportación, incluidas las materias primas, ¿qué provocó este saldo comercial positivo?

Alexei Ulyukayev : Tenemos una balanza comercial positiva y una balanza de operaciones corrientes, esto es lo más importante. En 2015, tuvimos un superávit comercial de alrededor de 145 mil millones de rublos. Esto es un poco menos de lo que teníamos antes. En primer lugar, esto se debe a la caída de nuestros precios de exportación. Los volúmenes físicos no han disminuido, y la cuadriplicación del mercado del petróleo, así como la caída de los mercados de gas y metales ferrosos y no ferrosos, han provocado una fuerte caída en el precio de los bienes exportados. Pero el costo de las importaciones también ha disminuido.

Como resultado de esto, como resultado de la política de sustitución de importaciones, tenemos un aumento en el comercio minorista ruso: la proporción de productos rusos se ha vuelto mucho mayor. Así, la balanza comercial ha disminuido levemente, pero sigue siendo fuertemente positiva, mientras que la posición de la balanza de pagos corriente no ha disminuido en absoluto y, de hecho, ha aumentado ligeramente.

¿Porqué es eso? Resultó mucho mejor que nuestras previsiones. Porque nuestra factura de servicios ha disminuido significativamente. En esencia, nuestros ciudadanos ya no dejan su dinero en Turquía, Egipto y muchos otros países, y han comenzado a gastarlo en Sochi, Crimea y otras regiones rusas para el turismo y la recreación.

Debido a nuestra reducción de la deuda corporativa, las sumas para el servicio de esta deuda han disminuido bien. Entonces, nuestra cuenta corriente está en buena forma, y ​​como ya dije, nuestra salida de la cuenta de capital resultó ser mucho menor. La posición neta global del saldo de pagos es positiva. Tenemos 66 para la cuenta corriente y 57 negativos para la cuenta de capital, con un resultado neto de 9. Esto significa que no necesitamos usar nuestras reservas, e incluso podemos aumentarlas. Todo esto agrega estabilidad a la economía.

Esta publicación apareció por primera vez en Rusia Insider

Cualquiera es libre de volver a publicar, copiar y redistribuir el texto de este contenido (pero no las imágenes o los videos) en cualquier medio o formato, con derecho a remezclarlo, transformarlo y desarrollarlo, incluso comercialmente, siempre que proporcione un vínculo de retroceso y crédito a Rusia Insider. No es necesario notificar Rusia Insider. Creative Commons con licencia

Nuestras reglas de comentarios: Puedes decir prácticamente cualquier cosa excepto la palabra F. Si eres abusivo, obsceno o un troll pagado, te prohibiremos. Declaración completa del editor, Charles Bausman.


Ver el vídeo: Άλλο το παράθυρο, άλλο η διπλωματία (Agosto 2022).